Halloween la fiesta céltica del Samhain - alfonsoleon.com

Halloween la fiesta céltica del Samhain

30
Oct
2017
30.10.2017

Halloween la fiesta céltica del Samhain

Halloween es una fiesta popular en Estados Unidos, y se ha extendido a algunos países anglosajones e hispánicos.Halloween significa “All hallow’s eve”, palabra que proviene del inglés antiguo, y que significa “víspera de todos los santos”, ya que se refiere a la noche del 31 de octubre, víspera de la Fiesta de Todos los Santos. Su tradición, adornos y vestimenta son las reminiscencias de una ceremonia céltica más grande, antigua y mística que sobrevivió a la transformación cultural que vivió la Europa pagana por el desarrollo de la iglesia católica. A finales de la edad antigua, los celtas dominaban algunos territorios y celebraban el Samhain, fiesta pagana para despedir el año viejo celta. El último día del año se encontraba entre octubre y noviembre. Por eso Halloween se celebra el 31 de octubre. Durante las festividades de la llegada del año nuevo, sobre todo la última noche, los difuntos tenían permiso de caminar por el mundo de los vivos. La gente apreciaba saludar y ver de nuevo a sus seres queridos. Para evitar la furia de los espíritus malignos, la gente dejaba platos con comida, frutas, cereales y bebidas alcohólicas en la entrada principal de sus casas. Es por esta costumbre que en Halloween los niños se disfrazan como fantasmas, esqueletos y otros personajes para pedir dulces. Es habitual tallar un rostro en una calabaza y colocar en su interior ahuecado una vela encendida.

Ritual del Samhain

Este es un evento celta para celebrar la llegada de invierno y conectar tu hogar con toda esta maravillosa fuerza. Hazla en la medianoche del 31 de octubre, fecha de transición y momento para cerrar ciclos y avanzar. Comienza reflexionando sobre lo que entiendes por muerte. Acéptala como parte de la vida, que es necesaria como el paso a una nueva forma de existencia. Recuerda a tus queridos difuntos.

Consigue un caldero, una vela blanca, una calabaza y aceite. Como pequeñas notas, escribe en diferentes papeles todo lo que quieres dejar atrás, como defectos, dificultades y resentimientos, entre otros. Dentro del caldero enciende un fuego. Párate frente a él y repite en voz alta: “En esta noche de Samhain señalo tu paso, amado Dios del Sol hacia las tierras del eterno verano, aguardando tu regreso. También señalo el paso de los que se han ido y se irán después. Oh, bendita y amada Diosa eterna, tú que das nacimiento a los caídos, guía mis pasos en la oscuridad, protégeme y ayúdame a comprender tus misterios, enséñame que así como de la oscuridad nace la luz el ciclo renace eterno y por siempre.”

Toma una de las notas que escribiste y léela en voz alta. Introdúcela en el caldero mirando fijo la llama y recita lo siguiente: “Sabía de la Luna, Diosa de la noche estrellada. Creo este fuego dentro de tu caldero para transformar lo que me está atormentando. Que las energías sean revertidas ¡De oscuridad, luz!, ¡De mal, bien!

¡De muerte a nacimiento!”

Repite el procedimiento con cada nota. Observa cómo se consumen y tu espíritu se libera de lo que es negativo para ti. Visualiza como todo lo que te preocupa desaparece. Una vez te sientas tranquilo, da gracias a la diosa por liberarte. Cuando el caldero se enfríe, toma las cenizas y entiérralas bajo un árbol o cerca de una corriente de agua.

Esa noche al terminar la meditación, unge la vela blanca con el aceite desde el centro a los extremos y recita: “Yo consagro esta vela para que dé luz a los espíritus que nos visitan esta noche”. Colócala dentro de la calabaza que preparaste y pronuncia la siguiente frase: “Con esta vela y su luz yo les doy la bienvenida, espíritus en esta noche de Samhain”.

Ponla dentro de la calabaza. Ubícalas cerca de una ventana y deja arder la vela toda la noche al sereno hasta que se consuma. Disponte a cenar, preferiblemente un menú con base en cereal y fibra. Sirve mucha comida en el plato y antes empezar cenar haz la siguiente oración: “Ofrezco esta comida en honor a mis ancestros. Su memoria perdura y sus enseñanzas viven en mí. Benditos fueron en su existencia y benditos son en las Tierras de Eterno Verano”.  No consumas todos los alimentos que has servido, deja en el plato algunas porciones de todo en honor a las almas de los muertos.

Zona de Comentarios