Medita y encuentra tu armonía - alfonsoleon.com

Medita y encuentra tu armonía

4
Ago
2017
4.08.2017

Medita y encuentra tu armonía

Muchas veces has escuchado hablar de hacer meditaciones por alguna causa, sin saber con exactitud a qué se refiere. La meditación es escuchar, sentir, mirar todo lo que pasa sin juzgar. No es nada complejo, meditamos cuando nos relajamos y nos concentramos en lo que quiere decirnos nuestro ser. Es parte de nuestra propia naturaleza. Pero entonces, ¿por qué se nos hace tan difícil hacerlo? Porque queremos relajarnos y luchamos contra lo que pensamos que nos lo impide. La propia naturaleza se encuentra en el relax, en vivir de momento a momento. No hay que buscar algo en especial o pretender alcanzar lo inalcanzable. No hay que luchar contra nada. Por ello, al meditar nos sentimos viviendo el presente, en el aquí y ahora, sin que podamos anclarnos en el futuro o en el pasado.

Meditación para equilibrar tus energías Yin y Yang

Con esta bella meditación podrás equilibrar de manera satisfactoria tus energías. Siéntate con la espalda recta y relaja tu cuerpo. Mantén la atención sobre el símbolo del Yin y Yang relacionado con el tai chi o con el tao. Para sentirte más cómodo y reforzar el poder de la meditación, visualiza a tu padre a la derecha, tu madre a la izquierda, tus amigos y familiares que te apoyen detrás. El resto de los seres que amas visualizalos a tu alrededor.

  • Fija tu atención en tu respiración. Siente la entrada y salida del aire de tus pulmones y nariz. Mantén tu atención en esta percepción sutil y observa la duración total de cada inspiración y expiración.
  • Utiliza el método descrito antes, pero concentrándote en cómo se hincha y deshincha el abdomen con cada inspiración y expiración.
  • Con cualquier método que elijas, respira de forma normal y pausada.
  • Es inevitable que aparezcan los pensamientos, pero mantén una actitud neutral frente a ellos, sin atraerlos ni rechazarlos. En otras palabras, no reacciones con disgusto, excitación ni te preocupes ante cualquier pensamiento, imagen o sensación que aparezca. Sólo advierte su existencia y vuelve tu atención al objeto de meditación.
  • Sé paciente y persistente, tus pensamientos disminuirán. Imagina que tu mente es como un lago claro y en calma, o como un cielo amplio y despejado; las ondas aparecen sobre la superficie del lago y las nubes cruzan el cielo, pero pronto desaparecerán sin alterar su quietud. Los pensamientos vienen y se van, son transitorios, momentáneos. Reconócelos y deja que se vayan. Vuelve una y otra vez tu atención a la respiración. Permanece contento con tu estado presente.
  • Acepta cualquier estado mental en que te encuentres y todo lo que pueda surgir en tu mente. Líbrate de la expectación, del aferramiento o de la frustración. No tengas deseos de estar en otra parte, de hacer cualquier otra cosa o incluso de sentirte de otra forma. Permanece satisfecho tal como estás.
  • Al finalizar tu sesión, dedica la energía positiva creada en tu meditación para el beneficio de todos los seres que te acompañaron en ella, reforzando tu propio equilibrio sin excepción.

Zona de Comentarios